6 consejos para una administración inteligente del aguinaldo

Es el más esperado de la época, incluso por encima de los tamales, Santa Claus y los regalos.

Hablamos del famoso y ansiado aguinaldo, ese dinero extra que, por ley, los patronos deben pagar a sus trabajos dentro de los primeros 20 días de diciembre. Más que un obsequio o un salario adicional, debe verse como una justa y merecida recompensa al esfuerzo, dedicación y logros de un año de trabajo. Antes de que salgas corriendo a despilfarrar, te daremos algunos consejos sobre una administración correcta e inteligente del aguinaldo.

 

 

Aguinaldo

 

Presupuesto: Lo primero es ser consciente de cómo se calcula y cuánto te corresponde. Luego, elabora un presupuesto extraordinario, junto a otros ingresos de temporada como excedentes de la asociación, ahorros navideños y bonos. Haz planes realistas de acuerdo a tus capacidades y asegúrate de no excederte, dándole prioridad a aquello más importante y urgente.


Plan de ahorro: Los expertos sugieren destinar un 30% del aguinaldo para el ahorro. Puedes iniciar o reforzar tu fondo de emergencias o de jubilación. Una práctica recomendada es invertir una parte en un certificado a plazo o en fondos de inversión (recomendable para ahorros a mediano y largo plazo). No pierdas de vista tus metas de 2022: estudios, cambio de casa, carro nuevo, etc.

 

 

Ahorro

 

 


Deudas: Otro 30% lo puedes utilizar para el pago de deudas. Estas te restan liquidez cada mes –peor aún, si pagas intereses- y lo mejor es salir de ellas cuanto antes. El aguinaldo es una excelente oportunidad para cancelarlas o dar una buena cuota de amortización. En caso de tener varias deudas, comienza pagando las más pequeñas y después sigue con las más grandes.

Cuesta de enero: Si bien ahorita todo es alegría, fiesta y diversión, recuerda que, a la vuelta de la esquina, está la cuesta de enero, con todos los gastos y responsabilidades que conlleva: uniformes, útiles escolares, matrículas. No cometas el error de no dejar nada para los gastos de principio de año y destina al menos un 10% del aguinaldo para pagarlos.


No mezclar: Un error típico es pensar que el salario de diciembre es como otro aguinaldo. Grave error. Son dos cosas aparte que no deben mezclarse. El salario es para lo que siempre se usa: casa, luz, comida, entre otras prioridades. Da un tratamiento separado al salario de diciembre e inviértelo en gastos básicos y otros compromisos adquiridos.

Date tus gustitos: No creas que todo se trata de ahorrar, pagar deudas o crear fondos. También tienes derecho a darte tus gustitos navideños. Mucho te ha costado ganártelo y claro que puedes apartar algo para el disfrute, ya sea comprar regalos, ropa, la cena, etc. Lo ideal es destinar un 10% para esas cosas materiales o momentáneas.

 

 

Date un gusto

 

 

Conclusión

Administrar bien el aguinaldo es un necesario ejercicio de finanzas personales. No es que haya una fórmula precisa e infalible para gastarlo o invertirlo adecuadamente. Cada persona tiene sus compromisos y prioridades distintas. Lo más importante aquí es que todo no sea para “gustitos” ni para pagar deudas; es decir, debe haber un equilibrio que apunte a mantener una economía sana a largo plazo.


Como gestores en finanzas personales, en Kiru queremos ayudarte a que aprendas a invertir tu dinero sabiamente.
Esperamos que estos consejos te faciliten una correcta administración del aguinaldo y que, aparte de un incentivo, sirva de alivio y estímulo de cara a los retos del nuevo año.