¿Gasto o beneficio? Consejos para invertir mejor en tiempos complejos

¿Invertir o no invertir? Y si lo hago, ¿Cómo proceder para que sea una inversión que aporte valor y no un oneroso gasto más que podría comprometer la estabilidad financiera de la empresa?

En momentos de crisis, esa es la pregunta y dilema del millón. La que resuena más en la mente de los empresarios cada vez que deben desembolsar dinero sin saber si habrá un retorno que lo justifique.
Pérdida de gananciasLo malo es que si te esperas a que sobrevengan días mejores puede que te quedes como en la Puerta de Alcalá: viendo pasar el tiempo indefinidamente.

Aunque te genere cierta incertidumbre, debes seguir adelante con tu negocio y eso incluye, tarde o temprano, tomar decisiones de inversión sobre bases poco sólidas o inestables.
 

¿Qué consejos puedes seguir para que sean las más acertadas posibles y no te provoquen más pérdidas que ganancias?

Repasemos algunos de los consejos que bridan los expertos.


Traza un panorama claro

La primera acción es actualizar y tener un panorama claro de las finanzas empresariales. Empieza por eliminar las deudas para evitar intereses acumulativos que se conviertan en un lastre para las futuras inversiones. Luego, pasa a la fase obligatoria de planificación a corto y medio plazo: plantear objetivos, fijar prioridades, equilibrar cuentas y concretar una cantidad máxima para invertir dentro de unos parámetros razonables. Elabora un presupuesto para invertir con cautela, partiendo de los distintos escenarios posibles, liquidez para los próximos meses y principales fuentes de ingresos.


Busca las oportunidades

Dependiendo del sector, las crisis económicas pueden generar oportunidades. En el contexto de la pandemia, los negocios enfocados al giro de la salud y los denominados esenciales salieron ganando. Los sucesivos confinamientos han provocado que el sector tecnológico (lo telemático, la inteligencia artificial, las consultoras especializadas, etc.) registre subidas interesantes. En contraste, otros sectores como las empresas de turismo y ocio, los combustibles o los agentes culturales, han sufrido fuertes caídas tanto en el consumo como en la facturación. Antes de tomar cualquier decisión, se debe realizar un estudio profundo de las consecuencias de la pandemia en los distintos sectores productivos y barajar varias opciones.


Analiza el comportamiento histórico

Analiza comportamiento histórico


Cuando se está en la búsqueda de nuevos activos para invertir, es fundamental considerar no solo el entorno económico, sino también su comportamiento histórico ante un contexto similar. Lo recomendable es considerar aquellos que generen rendimientos incluso en mercados a la baja para así diversificar el portafolio de inversión. Es importante dar prioridad a los activos que en algún momento puedan generar rendimientos superiores a los que ofrecen las tasas de interés. También es una buena práctica ampliar las inversiones geográficamente; es decir, salir de la zona donde se radica y buscar regiones con desarrollo constante, estabilidad económica y potencial para invertir en diferentes sectores.


Diversifica las operaciones

Una premisa básica para reducir el riesgo de inversión es diversificar las operaciones. Por ejemplo, si se adquieren acciones, resulta más comedido y razonable invertir en varias empresas. Lo ideal es tener una cartera amplia con al menos tres adquisiciones bursátiles. La diversificación también puede ser cualitativa; apunta tu mirada a diferentes sectores. La adquisición de bienes inmuebles, bonos, divisas, materias primas, una participación en alguna startup, la compra-venta de productos incipientes (tecnología, artículos de lujo, etc) o los productos bancarios son algunas ideas interesantes.


Edúcate financieramente


Buenas finanzas

 

El mundo de las finanzas es complejo. Adentrarse en él sin un bagaje sólido es un error de principiante que, a la larga, se acaba pagando caro. Por eso, fórmate en varias disciplinas económicas, ya sea mediante la educación reglada o de forma autodidacta. Existen diversas fórmulas para estudiar los mercados: desde el estudio a través de libros, manuales especializados, tutoriales en Youtube o profesores privados (brokers, economistas, académicos, etc), hasta los cursos o másteres oficiales. Aparte de las habilidades técnicas, invertir requiere de aptitudes personales como la valentía, la capacidad de decidir y una prudente autogestión del riesgo.


Pide asesoría profesional

Por más educado que estés, no pretendas saberlo y hacerlo todo. Hay consejeros o analistas financieros que pueden ayudarte a tomar las mejores decisiones en un escenario de incertidumbre. El papel de un asesor profesional debería ser capaz de aunar diferentes capacidades como la búsqueda de financiación en situación de estrés, definir estructuras de capital que permitan el desarrollo futuro del plan de negocio, o identificar a los posibles socios industriales y financieros idóneos para la generación sostenible de valor.


Son múltiples las opciones y pasos a seguir para invertir en medio de la compleja coyuntura actual. Acá te hemos brindado algunos consejos prácticos para hacerlo de la mejor manera, procurando reducir el riesgo y la pérdida. Recuerda que las crisis no son sinónimo de parálisis, sino de cabeza fría, rigor y mesura a la hora de tomar decisiones. Una correcta educación financiera y los negocios relacionados a tecnología y automatización casi siempre son una apuesta confiable.

Kiru es una app que integra ambas soluciones. Funciona como un gestor de finanzas personales que permite a los empleados administrar mejor su dinero, al tiempo que digitaliza los procesos de nómina empresarial. Si quieres saber cómo opera y los beneficios que brinda, solicita tu demo de prueba. 

 

En poco tiempo verás un ahorro en tiempo y recursos que potenciará el desempeño de tu empresa. Kiru, la inversión más segura y rentable para los empresarios en tiempos de crisis.