Cómo derribar las resistencias al cambio tecnológico

“Es que acá siempre se ha realizado así” o “es más fácil de esta otra forma”.
Las típicas respuestas que más de una vez has escuchado al hablar de cambios en el trabajo.


Las típicas respuestas que más de una vez has escuchado al hablar de cambios en el trabajo.
Sin duda, un tema espinoso e incómodo, pero a la vez muy necesario para el éxito de las organizaciones en estos tiempos complejos.
Como administrador, sabes que, en ocasiones, las circunstancias obligan a introducir cambios profundos e inevitables, despertando una serie de emociones encontradas entre tus compañeros.


Una de las transformaciones más comunes en esta época tiene que ver con la tecnología: el nuevo dispositivo, software o solución que vendrá a facilitar la forma de operar del personal.
El problema es que, de entrada, no todos los entienden así y es justo en esos momentos en los que debes recurrir a una serie de estrategias para que te “compren” la idea.
Veamos algunas medidas efectivas y sencillas que puedes aplicar a la hora de enfrentarte al temido cambio tecnológico.

 

Causas del miedo

Primero debes entender el porqué del miedo. Esta actitud puede tener varios orígenes, tan humanos como subsanables. Miedo a lo desconocido, a la pérdida del empleo, a no poder adaptarse, a la falta de información e incluso a rumores infundados. Saber por qué los empleados presentan resistencia al cambio ayuda a comprender el problema de una manera integral y así poder emprender las acciones indicadas para solucionarlo.

 

Todo a su debido tiempo

Ningún cambio efectivo se logra de la noche a la mañana. La rapidez y la improvisación no son buenos consejeros en los procesos de transformación digital. Al contrario, no hacen más que incentivar posturas a la defensiva que en nada contribuyen a alcanzar la meta. Lo mejor es incorporarlos de manera gradual, de acuerdo a un plan por etapas que facilite su comprensión y aplicación. Así, en pequeñas dosis, facilitarás que los empleados se adapten y se despierte en ellos la avidez por las novedades sin restar en productividad.

 

Hazlos partícipes del cambio

La resistencia disminuye conforme aumenta el involucramiento. Si desde un inicio tomas en cuenta a los colaboradores y sus opiniones, en el marco de una relación abierta y transparente, más probabilidades tendrán de sentirse parte del proyecto y participar proactivamente. Si no entienden el alcance o lo que va a implicar en su trabajo diario, el rechazo será casi seguro. Pide sus opiniones o sugerencias y activa canales de retroalimentación. Todo lo que los haga sentir con la libertad de comunicarse y aportar valor será de gran beneficio.

 

Asigna un equipo responsable

Todo cambio implica un trabajo en equipo que involucre los distintos niveles de la organización, empezando por la alta gerencia, la llamada a liderar y dar el ejemplo. Así que uno de los primeros pasos es asignar un equipo humano responsable del proyecto. Preferiblemente que esté integrado por líderes de las diferentes áreas de la empresa que motiven la participación de sus compañeros y aporten perspectivas y experiencias distintas que enriquezcan el proceso.

 

Reuniones de monitoreo/seguimiento

Conforme avance el proyecto, es posible que las dudas aumenten. Una única reunión introductoria o de lanzamiento puede que no baste. Lo recomendable es que planifiques varias rondas de actualización de manera periódica y ordenada, según las circunstancias o novedades lo ameriten. Aparte de dar visibilidad sobre las decisiones, logros o acciones, será de gran utilidad para que los trabajadores se vayan familiarizando con los cambios y estos no resulten tan traumáticos.

 

Capacitación adecuada

Como decíamos al principio, muchas veces el miedo se origina en no sentirse capaces o lo suficientemente preparados para asumir el cambio. Esto es fácil de solucionar con un adecuado programa de capacitación que los lleve de la mano a lo largo de todo el proceso de aprendizaje. Invierte el tiempo y esfuerzo necesarios hasta que el personal entienda y domine la nueva solución. De ser necesario, haz pruebas piloto o simulacros que les permita ganar destreza y confianza a operar en modo real.

 

Conclusión

Sigue estos consejos y lograrás disminuir la resistencia al cambio. Al final, todo se basa en transparencia, comunicación, honestidad, educación y visibilidad de los beneficios inherentes a la transformación, sea tecnológica o de cualquier tipo. Puede que no sea fácil al principio, pero los resultados que obtendrás al dar el paso, hará que cualquier esfuerzo y estrategia valga la pena. Incluso los mismos empleados, que al principio se mostraron renuentes, te lo agradecerán. Si sientes que llegó el momento de avanzar hacia el cambio tecnológico, puedes contar con Kiru como tu asistente administrativo de confianza.


Kiru es una solución que digitaliza los trámites de nóminas y gestión de equipos, haciendo que labores tradicionalmente manuales y tediosas, se conviertan en acciones prácticas, intuitivas y efectivas. Súbete al tren de la transformación digital y elimina cualquier duda o temor con los grandes beneficios que solo Kiru te aporta para el éxito y productividad de la empresa. Solicita tu demo de prueba y abraza con entusiasmo el cambio tecnológico organizacional.

 

Solicita tu demo de prueba y abraza con entusiasmo el cambio tecnológico organizacional.