Habilidades a desarrollar para ser un administrador de empresas 4.0

La definición tradicional del administrador de empresas hoy se queda corta.

Según Economipedia, es la persona que se ocupa de realizar la tarea administrativa por medio de la planificación, organización, dirección y control de todas las tareas dentro de un grupo social o de una organización para lograr los objetivos mediante el uso eficiente de los recursos.Sin embargo, el alcance de tu oficio ha cambiado sustancialmente y no se ajusta 100% a lo que dice la literatura o a tus funciones al inicio de tu carrera.

El responsable de esta evolución ha sido la tecnología que, si bien no ha modificado por completo la labor de administrador, sí lo ha expandido y potenciado.El administrador moderno o de la cuarta revolución industrial, del que hablamos en un anterior artículo, ha comenzado a aplicar nuevos recursos disruptivos a la gestión efectiva empresarial.Esto significa que a tus habilidades técnicas debes agregarles otras de carácter tecnológico y emocional que te permitan destacar en esta era digital.


Pero, ¿a qué habilidades nos referimos específicamente? Las enumeraremos y describiremos a continuación.

 

Ser aliado de la tecnología

El administrador de empresas debe ser muy consciente del papel de la tecnología para enfrentarse a grandes desafíos, impulsar la eficiencia organizacional o abrir nuevos mercados. En lugar de una amenaza, la tecnología debe verse como una aliada, siempre que se use para los fines correctos y se aprovechen los beneficios que aporta a cada elemento de la cadena de valor: clientes, empleados, inversores, y a la sociedad en general.

 

Conocer conceptos básicos

Un administrador no está obligado a saberlo todo a profundidad, pero sí al menos manejar conceptos básicos en el manejo de tecnologías de punta como inteligencia artificial, Big Data, sistemas de información, digitalización, drones, Impresoras 3D, sistemas de almacenamiento de energía, softwares inteligentes, entre otros recursos para ser implementados de manera eficiente en una organización.

 

Encontrar el justo balance

En su nuevo rol, son responsables de la creatividad y el uso apropiado de los recursos de la compañía para obtener los máximos beneficios. Están obligados a encontrar la combinación perfecta entre recursos, personal y mecanismos de apoyo para promover la innovación y el pensamiento creativo en todos los niveles de la organización.

 

Crear un equipo de avanzada

Deben estar en condiciones de integrar un equipo abierto, flexible y dispuesto a aprender nuevas ideas para mejorar la productividad del negocio. Identificar a las personas con la actitud correcta para mejorar sus habilidades y reconocer los esfuerzos de manera especial para aumentar la moral y, por ende, el rendimiento. Se trata de dar un sentido de dirección e influir –no imponerse- sobre sus equipos.

 

Mejorar toma de decisiones

Después de crear un equipo competente, el siguiente paso es mejorar el proceso de toma de decisiones para permitir que cada miembro del equipo tenga la oportunidad de expresar sus opiniones, en un ambiente que fomente la innovación y la adquisición de conocimiento. Las prácticas en el campo de la gestión de recursos humanos son fundamentales en un entorno tecnológico cambiante.

 

Desarrollar destrezas personales

Un administrador de empresas tiene que estar preparado para los cambios drásticos que puedan surgir y desarrollar destrezas personales –o softskills- que le permitan no solo implementar nuevos sistemas de alta tecnología para que el negocio sea productivo, sino reinventarse y posicionarse como un profesional de alto valor.


Entre las habilidades blandas más importantes podemos mencionar las siguientes:
Solución de problemas complejos: Más que problemas, verlos como oportunidades que se pueden manejar y que expanden la mente en vez de bloquearla.

 

  • Pensamiento crítico: emplear la lógica y la razón ante ciertos temas que requieren análisis.
  • Creatividad: Ser creativo ante cualquier situación y capacitar a los empleados para que la desarrollen e implementen en sus actividades cotidianas.
  • Gestión de recursos humanos: Saber manejar el personal, motivarlos a tener compromiso con la organización (retención), velar por su bienestar.
  • Trabajo en equipo: Formar una cultura de cooperación, basado en una comunicación eficiente y la búsqueda de soluciones para el bienestar común.
  • Destrezas sociales: ser un líder que guía a su equipo de trabajo a conseguir resultados.
  • Negociación: Habilidad crucial para obtener mutuo beneficio entre clientes, proveedores y sociedad.

 

Conclusión

¿Cuáles de todas estas habilidades crees que ya tienes, o bien, podrías reforzarlas para bien personal y de tu organización o clientes? La preparación y actualización continua son vitales para sobrevivir en este nuevo mundo donde la administración juega un papel altamente estratégico. El administrador debe abrazar con entusiasmo y apertura la tecnología, sin descuidar al recurso humano. ¿Cómo integrar ambas variables en los nuevos esquemas de administración empresarial? Hay soluciones que te lo facilitan. Kiru, por ejemplo, acelera la transformación digital de tu negocio, simplificándote el procesamiento de planillas y agilizando la gestión de equipos de trabajo.

 

Pide un demo de prueba y convierte a Kiru en un aliado para el desarrollo de las habilidades que demanda tu nuevo rol de administrador 4.0.